ANAC

Regulación sobre “Drones” (VANT) de ANAC y Disposición de la PDP – Argentina

Posted on Actualizado enn

drones

La ANAC, Administración Nacional de Aviación Civil, ha establecido mediante Resolución 527/2015 del mes de julio de 2015 el “Reglamento Provisional de los Vehículos Aéreos No Tripulados”.

Lo primero a destacar, como surge del nombre mismo de la Resolución, es su calidad de “provisional”. Todo parece quedar a la espera de criterios que próximamemente se adoptarán a nivel internacional (por la OACI) y, supuestamente, a mejoras en la seguridad de la frecuencia en que estos dispositivos operan. Esa mayor estabilidad y seguridad en el futuro, en principio, debería permitir flexibilizar la normativa.

La persona de a pié, como dirían los españoles, prestará mayor atención a las definiciones particulares que se establecen en el Artículo 1° de la Resolución. Allí se define qué se entiende por uso “recreativo y deportivo” y que dicho uso no requerirá de autorización de ANAC (esto último según en el Art. 5°).

Hasta aquí todo parece tener bastante sentido ya que los drones, en sintonía con lo que ocurre en otros países, han empezado a comercializarse masivamente y se obseva su “invasión” en calles, plazas y eventos de todo tipo. Para algunos el sentido común radica en que sería imposible prohibir estas actividades o someterlas a burocráticas autorizaciones.

El problema, para los amantes de estos dispositivos, y tambíen para la industria, es que en el Art. 1° del Reglamento se establece que no se considera uso recreativo o deportivo el uso de estos vehículos para:

1) la fotografía o filmación no consentida de terceros o de sus bienes o pertenencias;
2) la observación, intromisión o molestia en la vida y actividades de terceros;

3) la realización de actividades semejantes al trabajo aéreo.

Teniendo presente que los drones, en su gran mayoría, cuentan con sensores capaces de recolectar información personal (de esto ya se encargó oportunamente la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales (PDP), mediante Disposición 20/2015) no se puede pensar en muchas situaciones en las que el uso no quede alcanzado por esas amplias categorías que ANAC ha establecido.

Ello traerá aparejado consecuencias que hacen inviable el uso de los drones por la persona de a pié: 1- la necesidad de contar con autorización de ANAC; 2- la necesidad de contratar un seguro; 3- contar con un manual de operaciones y un sistema de gestión de riesgos; 4 – tomar medidas adecuadas para la protección contra actos de interferencia ilícita; 5- necesidad de inscribirse en un registro especial (art. 30); 6- llevar una placa de identificación inalterable fijada a su estructura (art. 31), entre otras.

 Ante todo esto pasa a un segundo plano los requisitos que se establecen en el Capitulo III de la Resolución en lo que se define como el “Régimen de los VANT pequeños con fines recreativos o deportivos”. Para los pocos casos que no queden comprendidos en los párrafos anteriores aplicará que quien tripule el dron pueda tener 16 años, bajo supervisión directa de un mayor y que los drones deberán estar a más de 30 metros, en la horizontal, y 10 metros, en la vertical, respecto de terceras personas.

La PDP previamente había establecido una serie de excepciones al necesario consentimiento que la Ley de Protección de Datos Personales establece como principio general en su artículo 5°. Siendo el organismo competente en dicha materia, y de aplicarse los criterios de su Disposición 20/2015, se abriría una puerta para que los “VANT pequeños con fines recreativos o deportivos” no queden como una categoría sin contenido y pueda aplicarse en la práctica el Capítulo III de la Resolución 527/2015 de ANAC.
En todo caso, aún con el visto bueno de la PDP, aquel que por ejemplo quiera filmar la Avenida 9 de Julio deberá esperar a ocasiones muy particulares para lograr que no haya terceras personas a menos de 30 metros o correr con los riesgos de incumplir la Resolución.
0011559057
.
La realidad es que los drones, por su inestabilidad en la frecuencia, particularmente en Argentina, ponen en riesgo la seguridad de las personas. Ello es lo que ha primado en la ANAC al momento de regularlo y lo que seguramente necesite de mucho trabajo de concientización para que pueda ser cumplido e incorporado por los amantes de los drones.
Luciano Gandolla
@luchogandolla
Abogado
Anuncios